Un nuevo estilo frente a Mycoplasma hyopneumoniae

¡Comparte este artículo!

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

 

Las pérdidas asociadas a la neumonía enzoótica son el resultado de una compleja interacción entre el Mycoplasma hyopneumoniae y otras infecciones, un mal manejo y malas condiciones medioambientales. El primer aislamiento de Mycoplasma hyopneumoniae fue realizado por switcher y por goodwin simultáneamente en 1965, dando lugar a las 11 y J, actualmente cepas de referencia, no patógenas, utilizadas en muchas las vacunas actuales. A partir de ese momento la neumonía enzoótica se describe muchos países y se considera un como una de las enfermedades más comunes e importantes desde el punto de vista económico que existe en el cerdo.

 

 

La transmisión de Mycoplasma hyopneumoniae tiene lugar principalmente a través de secreciones del aparato respiratorio de cerdo infectados, fundamentalmente por contacto directo nariz- nariz, especialmente entre cerdo de más de 6 semanas, aunque también se produce transmisión vertical de cerdas, fundamentalmente primíparas a lechones.

 

 

 

 

Mycoplasma hyopneumoniae es una bacteria perteneciente a la clase de los Mollicutes, con características específicas como no tener pared celular, Por lo cual no son sensibles a los antibióticos que actúan sobre la misma como los ß-lactámicos. Está revestido externamente por fibrillas radiales, constituidas por glico y lipoproteínas (adhesivas) que permiten conexiones con la superficie ciliar del aparato respiratorio del cerdo. Sobrevive sólo durante un corto periodo de tiempo en condiciones ambientales moderadas y puede destruirse con muchos desinfectantes.

Otra característica importante, que está relacionada con el curso prolongado de la infección y la dificultad para el desarrollo de una inmunidad protectora total, es su plasticidad genética, que permite una considerable alternación de su estructura fenotípica, característica principalmente por el cambio de proteínas estructurales de superficie.  Esta plasticidad genética también hay ido dando lugar a la aparición de multitud de cepas con diferencias en su grado de virulencia inmunogenicidad.

 

La dinámica de infección por Mycoplasma hyopneumoniae es muy variable y depende de varios factores que afectan a la presión de infección tales como:

  • El tamaño de la explotación y el sistema de producción, teniendo menor riesgo los sistemas de producción de tres fases.

  • El grado de transmisión vertical, que a su vez viene determinado por la prevalencia en cerdas reproductoras, principalmente nulíparas.

  • Las cerdas reproductoras nulíparas son las que presentan mayor prevalencia y excreción, por la mayor tasa de renuevo, tendremos mayor prevalencia en las reproductoras y por lo tanto una mayor precisión de infección sobre los lechones.

  • El grado de transmisión horizontal. Por un lado, se ha descrito que un lechón infectado (no vacunado) transmitirá la infección aproximadamente a otros tres compañeros del corral. Por otro lado, se sabe que un animal puede estar infectado subclínicamente (a nivel de bronquios) hasta 8 meses post-infección, así pues, Mycoplasma hyopneumoniae se transmite de forma lenta pero muy duradera.

  • Las condiciones de manejo, alojamiento y la época del año, siendo más acusada en los meses más fríos y húmedos. Aquí tiene una importancia fundamental la presencia del sistema de climatización y ventilación deficiente y sistemas de adopciones-cesiones erróneos.

  • Programas de prevención sanitaria, con el uso de vacunas y antibioterapia en periodos clave

 

  La infección por Mycoplasma hyopneumoniae se produce cuando la bacteria ataca el epitelio ciliar que recubren las vías aéreas de la tráquea, bronquios y bronquiolos, provocando agrupamiento ciliares, ciliostasis y muerte de células epiteliales ciliadas afectadas, interrumpiendo la función del aparato mucociliar (desactivando la eliminación de patógenos y de partículas de polvo de las vías respiratorias).

  Además, produce una reducción de las células caliciformes con una disminución de la producción de mucina.

  Finalmente induce al sistema inmune a desarrollar una expansión del tejido linfoide asociado a los bronquios, Qué es la responsable en gran medida de la clínica y lesiones que causa la enfermedad.

 

 

Sea cual sea el sistema utilizado para tratar, controlar o eliminar la enfermedad, es importante realizar un control escrupuloso de las condiciones medioambientales de los animales, Así como la densidad.  En el desarrollo de los problemas en los que se está involucrado Mycoplasma hyopneumoniae la temperatura, la humedad, ventilación, densidad de los animales… juegan un papel fundamental, pudiendo agravar los cuadros clínicos y con ellos las pérdidas generadas, o, bien por el contrario, si en el manejo de la densidad y condiciones ambientales es apropiado, atenuar las pérdidas provocadas por la enfermedad.  También se han descrito pautas de manejo que ayudan a un control más efectivo de la enfermedad, como sistema todo dentro Todo fuera, o producción de tres fases, cuyo objetivo fundamental es disminuir la presión de infección fundamentalmente hacia los lechones de menor edad.

 

ANTIBIOTERAPIA

Muchos antibióticos han sido utilizados en pienso o agua para la prevención de la enfermedad. La eficacia de los antibióticos en el control de la pérdida por Mycoplasma hyopneumoniae puede relacionarse bien con la actividad antimicoplásmica o bien con la supresión de otras infecciones secundarias concomitantes. Los antibióticos se han utilizado con fines preventivos tanto en fase de lactación con el fin de disminuir la transmisión vertical; como en fase de transición y entrada a cebo, con el fin de atenuar la transmisión horizontal.

VACUNACIÓN 

Las vacunas frente a Mycoplasma hyopneumoniae están disponibles desde hace más de dos décadas. Debemos considerar que las mismas reducen la gravedad de los cuadros clínicos, así como de las lesiones, pero no los eliminan, Así como tampoco previenen la colonización del epitelio ciliar. Las vacunas se utilizan actualmente tanto en lechones, para atenuar las lesiones y pérdidas  provocadas por la enfermedad, como en la reposición, con el fin de controlar la transmisión de Mycoplasma hyopneumoniae de las cerdas primíparas a sus camadas.

 


 

Después de una sola inyección, Hyogen® proporciona protección efectiva contra M. hyopnrumoniae gracias a una potente estimulación del sistema inmune por el antígeno originado a partir de la cepa 2490 de M. hyopneumoniae de Ceva junto con el adyuvante Imuvant TM .

Imuvant TM es adyudante de Ceva compuesto por un lipopolisacárido (J5 LPS) y un adyuvante oleoso en una emulsión de agua que forma un inmunoestimulante complejo y altamente eficiente. Con Imuvant TM la inmunidad es estimulada ofreciendo una protección más completa, rápida y de larga acción contra M. hyopneumoniae. Esta estimulación se debe a la fórmula compuesta por un aceite en agua, la cual actúa como un sistema directo de entrega, el cual promueve la absorción del antígeno por las Células Presentadoras del Antígeno (CPA). Al mismo tiempo, el componente LPS de Imuvant TM estimula el sistema inmune innato mientras que de manera simultánea mejora la respuesta especifica al antígeno del micoplasma por medio de las rutas de activación de los linfocitos B y T4 .

 

 

 

 

 

  • Una sola inyección proporciona protección temprana y prolongada

  • Estimulación de amplio espectro del sistema inmune con ImuvantTM

  • Los estudios realizados demuestran que brinda una protección superior con respecto a la competencia. (Herczeg et al., IPVS 2012, p. 178 / Herczeg et al., IPVS 2012, p. 204)

  • Experiencia del Sistema Pulmonar de Ceva

Entérate de las últimas novedades acerca de nuestros productos, servicios y promociones.

Artículos Relacionados

Ponte en Contacto con Nosotros

Estaremos gustosos de contestar cualquier inquietud o solicitud que tengas referente a nuestros productos o servicios.

Siguenos:

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!